La Confianza, esa gran desconfiada.

, Sin categoría

La Confianza,

es una actitud que nos hace actuar de una manera determinada en un momento concreto. Aunque siguiendo con mi tradición de ampliar el término podemos ver su significado más extenso teniendo confianza en que al pulsar la palabra confianza se abrirá otra página y nos desvelará un mar de significados.

La confianza puede verse afectada por diferentes aspectos tales como La Identidad, el Entorno, las Creencias, la Conducta y el Comportamiento.

La confianza personal y laboral,

No siempre van de la mano, aunque lo idóneo sería que ambas fuesen juntas ya que nuestras posibilidades se multiplicarían para bien. Y ¿cómo nos puede afectar cada una de ellas?

La confianza personal nos puede afectar tanto en el ámbito social como en el profesional, teniendo que hacer especial hincapié en darle el trato adecuado para no malograr nuestra propia imagen ante nosotros mismos.

¿Te has detenido un momento a pensar la razón por la cual te falta ese mínimo de confianza ante cualquier situación? Generalmente suele aparecer por una comparación que hacemos de nosotros con alguien, o si somos personas fácilmente influenciables puede ser debido a que una tercera persona realice un comentario en el cual nosotros no salgamos bien parados, o simplemente no aparecemos. Y de pronto, nuestro cerebro empieza a hacer cábalas, la mayoría de las veces sin ponernos demasiado bien, ya que conoce perfectamente nuestro funcionamiento, y como han demostrado estudios el subconsciente le da más importancia a eventos emocionalmente fuertes, y si son malos todavía más.

La confianza laboral, puede venir acompañada de la confianza personal o no, pero lo cierto es que el bloqueo que nos proporciona es monumental en el ámbito laboral, o para desarrollar una acción.

Un ejemplo:

En un caso que traté, el instrumentista tenía que hacer frente a un pasaje dentro de un concierto. Este pasaje si era ejecutado de manera independiente le salía a la perfección y sin detenerse, tantas veces como era ejecutado.El resto del concierto lo podía interpretar varias veces sin ningún problema( como trabajo eliminamos el pasaje en cuestión).

En el momento que incorporábamos el pasaje al resto del concierto, las órdenes que le daba el cerebro era de parar ya que muscularmente se cansaba en exceso. En el momento que vió y asimiló que si lo podía ejecutar todo seguido sin problemas, fue sencillamente realizar un trabajo de reafirmación desde las diferentes sensaciones posibles.

Cuando tuvo el concierto, lo interpretó fabulosamente y sin detenerse ya que tuvo plena confianza en sí mism@. Desde aquí le mando un fuerte saludo.