¡Siempre igual…! Emociones tóxicas en el trabajo.

, Coaching

Siempre hace lo mismo.

Menuda frase la que da inicio a este Post.  ¿ En cuantas ocasiones hemos oído esta frase? o lo peor, ¿cuantas veces la decimos cada uno?. Esto puede ser un síntoma para comenzar a reflexionar acerca de si disfrutamos realmente del trabajo que estamos realizando, o si estamos contentos de pertenecer a un equipo de trabajo.

Las dos respuestas anteriores podrían tener una fácil respuesta si la damos a la ligera, pero hay que ver varios puntos de vista antes de aventurarse. Si eres la persona que tiene la responsabilidad laboral de un colectivo y utilizas esta frase, tal vez esté en tu mano cambiarla, y no necesariamente aplicando ninguna medida drástica. Tienes muchas más probabilidades de ganar una o varias personas si realmente oyes que quieren decirte acerca de su malestar. Aunque hay que generen cuenta muchos factores y deberás diferenciar un problema real de una intolerancia.

Si eres una persona que no tienes “rango de responsabilidad” y te molestan muchas cosas, tal vez es el momento de que te pares a reflexionar y te replantees, si tu actitud es la mejor para el resto del colectivo, ya que hay que tener en cuenta que habrá una o varias personas por encima de ti, que probablemente no vean problemas donde tu los estás viendo. 

La intolerancia.

No es la primera vez que un conflicto comienza por una intolerancia, que puede haber nacido de un pequeño mal entendido, de un “me parece que“, “ha dicho…”y un sinfín de frases de este tipo. O de una diferencia ideológica, cultural

Por regla general una intolerancia en el trabajo puede ser debida a un exceso en nuestras funciones, pudiéndose deber a varios factores, generalmente por falta de liderazgo por parte de los responsables, o peor todavía, que no sepan de una materia o no sepan liderar un equipo( ya que un buen jefe no tiene por qué ser un experto en la materia).

Podemos seguir alimentando las emociones tóxicas enumerando unas cuantas más , pero no les vamos a dar esa satisfacción.

Empatía

Hoy la sugerencia sería tratar de empatizar  o crear empatía con la-s persona-s que  “nos molestan”. Es decir: ponernos en su situación y tratar de entender cual es la razón por la cual actúan de una determinada manera con nosotros( o lo que nos parece a nosotros). Tenemos que ser capaces de entender su situación y no decir: yo haría…, o tiene que hacer… ya que esto es lo que nos gustaría a nosotros desde nuestra perspectiva y nuestra realidad, que probablemente esté muy lejos de la de la otra persona.

Voy a recordar lo bueno que puede ser un coach resolviendo este tipo de conflictos, ya que es una profesional que no declinará su favoritismo y tratará de ver el máximo de perspectivas.

Buen miércoles 😉

 la calidad humana en la empatia