¿Por qué fracasa un proceso de Coaching?

, Coaching

Un proceso de coaching

es el análisis de una situación determinada en un momento concreto, bien sea aplicado a personas, profesionales, empresas o grupos.

En este análisis es necesario identificar como pilares básicos, tres puntos  imprescindibles que llevan un orden( y que no se puede alterar, ya que uno nos llevará al siguiente.

En principio todos podemos realizar cualquier cosa.

Esto sería un principio de igualdad y confianza de entrada. Pero esto solo es un “ideal”.

Acto seguido sería hacer un análisis de la situación actual, y analizar cuan cerca o lejos estamos del camino que nos llevará al objetivo.

Es el primer paso que nos va indicar si nuestra idea puede llevarse a cabo o no,  saber si nos va a merecer la pena y lo más importante; si es lo que deseamos realmente.

Si después de la identificación real del primer paso, vemos que hay posibilidades de conseguir el objetivo, viene la segunda gran decisión: El compromiso de la persona o grupo que está en un proceso de coaching.

Que quiere decir esto, que volviendo a realizar otro trabajo exhaustivo, nos comprometemos a realizar lo necesario para avanzar en dirección a conseguir el objetivo.

Por último y el más emocionante de los pasos; la acción. Es justo el momento donde realmente vamos a ir avanzando de manera más evidente  hacia nuestro propósito.

¿Esto se ajustaría a tu idea de evolución?

A priori esta idea es una idea más, lo que puede suceder es que no todo el mundo tiene la misma idea ni ven las cosas con la misma perspectiva.

Aunque la práctica de procesos de coaching por parte de profesionales con profesiones que tienen mucho estrés es algo habitual, puede no ser entendido por muchas personas, que pueden pensar que estos procesos no ayudan.

La realidad es que canalizan toda la energía y esfuerzo en dirección que siempre permita obtener el máximo rendimiento y proporcionar equilibrio tanto personal como emocional . Y en consecuencia nos facilitará mucho la labor necesaria para conseguir nuestros objetivos.

El fracaso

Es tan sencillo cuando no aprendemos a identificar todas las posibilidades, las que se ven y sobre todo las que nos se ven.

Cuando queremos solamente correr sin pararnos un momento  a analizar la situación y las diferentes posibilidades.

Sencillamente porque nos gusta el fracaso y vivir justificando situaciones en las cuales aparecemos como las víctimas.

Dentro de nuestras cabezas pueden aparecer frecuentemente “discusiones” con otras personas o explicando situaciones que seguramente nunca se realizarán, pero que nos mantienen muy entretenido y hacen que perdamos muchas energía . Por lo que si tienes muchas de estas conversaciones dentro de tu cabeza, casi que lo mejor que puedes hacer es averiguar la razón por la cual quieren captar tu atención de manera constante.

Un coach te escuchará no te analizará ni te dará ninguna fórmula mágica, pero si que te hará comprender y que tu mismo resuelvas los enigmas que encierra tu pensamiento.