Preparación para empezar a interpretar. Nervios

Nervios

o como me gusta definirlo: “estado de alerta natural que activa el cuerpo al máximo de su potencial”.

Los nervios no podemos controlarlos ya que forman parte de todo el mundo irreal alrededor de una acción. Pero nunca dentro de la acción.

Es cierto que podemos encontrar muchas vías para tratar de controlar ese cúmulo de sensaciones que el cuerpo experimenta en un momento donde se espera que podamos rendir al más alto nivel.

Diferencia de perspectivas.

Hay una diferencia de perspectivas entre lo que cada uno de nosotr@s pensamos al tener que actuar en público o realizar una audición o examen, y lo que esperan los demás de nosotr@s , que sencillamente es: que hagamos lo que sabemos hacer.

Lo que es cierto es que generalmente nos cargamos de una presión psicológica que en ocasiones nos desenfoca el objetivo real, que es la interpretación.

¿ Qué nos desvía del objetivo?

  • Los pensamientos sobre lo que pensarán de nosotros.
  • Qué ocurrirá en unos minutos.
  • No se si gustará lo que voy a hacer.
  • ¿Estaré bien preparad@?
  • No quiero defraudar.
  • Me van a examinar.
  • etc…

En realidad ninguno de los anteriores ejemplos de los muchos que podría haber usado, dependen directamente de nosotros en ese momento, por lo cual se escapan a nuestro control.

 “que pensarán de nosotros”(no controlable por nosotros), este pensamiento aplicable a cualquier faceta de nuestra vida tanto personal como profesional, queda muy lejos de nuestro control, ya que lo que otra persona piense de nosotros sólo lo sabe realmente la otra persona, y en caso de preguntarle puede decirnos la verdad o una respuesta que no refleje exactamente sus sentimientos, podemos caerle no muy bien, pero ser tolerable. O, caerle mal y aparentemente que parezca que nos tolera y todo. ( ya depende de cada persona), pero lo cierto es que no vamos a poder cambiar a priori la visión que otra persona tenga sobre nosotros.

” que ocurrirá en unos minutos”(no controlable por nosotros), buena pregunta y de muy difícil respuesta, ya que esta va a tener que pasar de manera obligatoria por el presente y lo que hagamos a partir de este mismo instante.

“no se si gustará lo que voy a hacer”(no controlable por nosotros), obviamente debe haber para todos los gustos, y habrá personas que les encantará lo que hagamos( incluso en el peor de los casos) y personas que aún realizando la mejor y más impecables de las actuaciones no le satisfaga.

“no se si estaré bien preparado”(controlable en el pasado), hacerse esta pregunta justo en el momento de empezar, nos viene a decir que no hemos aprovechado ni mucho ni bien el tiempo de estudio previo o preparación previa, solución: haber hecho mejor preparación.

“no quiero defraudar”(no controlable por nosotros), al igual que en el párrafo anterior, defraudar o no, depende de las expectativas que se formen sobre uno, que pueden estar muy cerca o muy lejos de la realidad. Cada persona se crea una expectativa respecto a algo o alguien que después puede ser que nos satisfaga o no.

“me van a examinar”( no controlable por nosotros), pues este punto es muy fácil de desvelar, ya que no hay examen si no hay una materia previa y explicita a aprender o desarrollar. A partir de aquí y teniendo en cuenta que el arte de la interpretación es muy abstracto, podríamos entender que una visión estaría mas o menos lejos de nuestra interpretación.

A modo de conclusión, si el control sobre algo no depende de nosotros , “el problema lo tiene otra persona”.