Problemas musculares en los músicos.

Problemas musculares en los músicos.

Los problemas musculares en los músicos es algo bastante habitual que en muchas profesiones entre ellas la de músico puedan aparecer pequeños problemas que pueden derivar en lesiones a veces de difícil tratamiento.

Recuerdo  ocasiones que amigos o compañeros  en un momento determinado de sus vidas musicales, han sufrido uno de estos pequeños problemas, la mayoría de las veces se han superado sin mayores problemas.

El problema.

A ciencia cierta, no podría darte una sola razón por las cuales se llega a este tipo de problemas musculares, y aunque estás pensando que es debido a una alta cantidad de horas de estudio( que puede ser que sí) seguramente el foco del problema no está ahí, sino que las posiciones que adoptamos en las largas sesiones de estudio son “la consecuencia” del problema.

Tampoco se trata de no estudiar, que es lo que muchas veces se nos recomienda. Este consejo lo he escuchado muchísimas veces, y en muy contadas ocasiones ha sido realmente de ayuda. El stress que genera el no poder estudiar algo que tienes que aprender “sí o sí” puede llegar a empeorar la situación. Pero esto no se quiere ver y generalmente quien lo recomienda es porque no vive en este mundo de tener que interpretar una pieza el día D a la hora H.

La solución.

No hay remedio mágico, ni solución sin conocer la causa que lo origina. Cómo he comentado antes, en la mayoría de las ocasiones estos dolores o inflamación de la musculatura se origina por otros agentes al margen de la música, que influyen directamente en nuestra práctica instrumental.

En la práctica instrumental ponemos en funcionamiento muchos músculos, algunos de ellos en posiciones “forzadas”. Estas posiciones “forzadas” son aquellas que el cuerpo no las tiene dentro de su rango de movimientos naturales. En consecuencia son movimientos que la musculatura tiene  más probabilidad de inflamación o lesión.

Seguramente habrá profesores que dediquen un tiempo al “despertar físico” del cuerpo cada día, de modo que esto quede registrado como parte de la preparación. Cada día estamos mejor preparados a nivel de conocimientos acerca de todo lo que está alrededor de la música, pero tenemos que mejorar lo práctico.

Tampoco vamos a obviar que en la juventud casi todos dedicamos un tiempo para el ocio y la práctica de algún deporte, bien de manera regular o casual. Y puede ocurrir que los que practican algún deporte no trasladen los buenos hábitos del calentamiento muscular al mundo del instrumento.

Consejo.

  • Revisa todas tus preocupaciones tanto en tu vida personal como profesional, Dales solución.
  • Planifica bien tus sesiones de estudio (trabajo).
  • Inserta ejercicios de movilidad y calentamiento muscular en tu rutina.
  • No busques la relajación antes de tocar, sino después 😉

 

En breve hablaré sobre ejercicios básicos y muy efectivos para estar bien preparados y “controlar el estrés”.