Coaching Musical ; marca tus objetivos.

Los objetivos.

Diferentes visiones pueden separar un profesor del alumno sobre el avance y la rapidez de mejora en una materia. Siendo más específicos podríamos ver cada una de las prioridades que tenemos los profesores o los alumnos para afrontar una pieza.

Musicalidad, seguridad, análisis, sonido, resistencia….pueden ser parte de algunos de los obstáculos que tenemos que superar cuando iniciamos la preparación de una pieza musical. Como he comentado antes, cada un@ tenemos unas prioridades que se han forjado a través del aprendizaje que hemos ido consolidando con diferentes profesores o a través de experiencias.

Plan de trabajo.

Esta parte, es fundamental para poder afrontar un reto con éxito. El coaching musical va a ayudarnos a equilibrar nuestra perspectiva con  el objetivo, trazando el mejor plan de trabajo para cada un@. Un aspecto muy a tener en cuenta es la inversión en tiempo de práctica. Para adquirir una destreza se necesita un tiempo de práctica, una serie de repeticiones para que de esta manera se puedan asimilar y manejar con exactitud y tranquilidad cualquier trabajo.

El detalle vs. lo general.

Generalizar sobre la importancia del “detalle” sobre “lo general” o viceversa, sería bajo mi punto de vista un gran error, ya que cada pieza tiene unas características determinadas. Tipo de música, nuestras características, dificultades técnicas, tiempo de preparación…van a marcar en cada persona un tiempo diferente para conseguir los objetivos así como consolidar y desarrollar la capacidad de poder interpretar y ser dueños de nuestra propia interpretación.

Aumenta tus posibilidades y avanza muchísimo más en la preparación de cualquier pieza, contando con el acompañamiento de un coach, el avance será muchísimo mayor de lo que imaginabas a priori. Desarrollar técnicas especificas de coaching musical te permitirán poder expresar tu interpretación en cualquier momento y bajo cualquier circunstancia.