Liderazgo del desconcierto.

, Coaching

Dividi et Vinces.

Lema utilizado en el Imperio Romano por César ( aunque es apócrifo), y cuánta razón tenía, ya que en un colectivo donde se influya sobre las opiniones y se dividan estas, siempre alguien va a obtener algún tipo de ventaja. Si  incluimos pequeñas ideas que causan miedo sobre algunas personas sigue  creciendo la discrepancia de opiniones con lo que la ganancia del líder es mayor ( aparentemente).

El objetivo.

Se puede escribir mucho sobre los posibles objetivos, pero seguramente ninguno está enfocado a la evolución del colectivo. O siendo bien pensados, no se va a obtener todo el verdadero potencial del equipo( puesto que deja de serlo).

Si el objetivo por parte de un jefe es mantener el poder a costa de no encontrar una resistencia por parte de un grupo grande, esta puede ser una buena estrategia,(para tener un relativo control). Aunque como ya he escrito antes esta fórmula  que es muy conocida se sigue aplicando y lo más curioso,  que dentro de grupos o equipos siguen “cayendo” ante la tentación de tener más poder, disponer de información privilegiada o de tratos de favor.

De la pirámide a la horizontalidad.

El gran paso que se ha dado en los puestos de mando con un nuevo modelo de liderazgo es alinear toda la estructura de la empresa. ¿Qué quiere decir esto? que se tiene en consideración la opinión de toda la organización, que no por esto se pierde liderazgo, sino que se gana en efectividad. De La forma y el respeto que se tenga en el manejo y escucha de la información dependerá el éxito de los resultados. Esto se da básicamente en las empresas privadas con un líder sin miedo y con muchas ganas de hacer que la empresa evolucione y prospere. Y sobre todo que crezca emocionalmente como un buen equipo, ya que todos se sentirán parte del proyecto estando muy comprometidos con el mismo.

“Aunque te ofrezcan una zanahoria a ti sólo,

no vayas detrás de la zanahoria como estímulo”