Fracaso o Éxito, todo está en tu cabeza.

, Coaching

El Fracaso o el Éxito,

dependen prácticamente de cada unos de nosotros el llevarlos a término. Paradójicamente creemos que éstas no dependen de nosotros ( y puede ser en parte cierto, pero sólo en parte), ya que tenemos que conocer cada una de las partes del proceso que nos llevarán al objetivo y cómo nos llevarán.

¡Cuidado con tus pensamientos, se pueden cumplir!

No es una frase hecha ni se trata de dar falsas expectativas a nadie, ya que dentro de cada uno de nosotros tenemos fijado si llegaremos a conseguir el objetivo deseado. Ahora ya estás pensando que estoy en lo equivocado debido a …( tu momento de justificar todas las excusas y justificaciones que desees).

Pasado tu momento de reacción y ya que deseas seguir leyendo, voy a ir recordándote algunas de los pensamientos que te han llevado tanto al éxito como al fracaso.

Éxito

El éxito lo podemos definir como la sensación de haber conseguido alguna meta determinada, desatando una sensación de euforia.

En el momento que fijamos un objetivo y creemos que al conseguirlo nos dará un plus de satisfacción, pasamos a pensar “será un éxito conseguir…” 

Fracaso

El fracaso es cuando algún objetivo que deseamos no llegamos a conseguirlo y en consecuencia nuestra emoción es entre tristeza, rabia… por lo tanto nuestro pensamiento nos dirá ” será un fracaso no conseguir …”

Dentro de nuestra cabeza

Está generalmente la respuesta si conseguiremos un objetivo o no. Esto es debido a múltiples factores que no siempre “queremos ver”, pero que están presentes prácticamente todo el tiempo en el punto de mira de nuestra atención. En ese instante que un pensamiento captura nuestra atención, puede causarnos una preocupación.

Cuando la preocupación se instala en nuestro pensamiento, aparecen las dudas, los juicios y sobre todo nuestras carencias. Unas carencias disfrazadas con justificaciones, conversaciones dentro de nuestra cabeza, falta de atención… A partir de aquí el objetivo que tendrá más peso será el del fracaso ( daremos por sentado que lo que conseguiremos será no llegar al éxito y tendremos que preparar una serie de justificaciones).

La Música, el deporte y la vida misma 

se rigen por unos principios muy similares ya que en todos está nuestro cerebro como elemento común e imprescindible. En cualquiera de los ejemplos anteriores, la definición de un objetivo y su consecución funcionará del mismo modo.

  • Fijación de objetivo
  • Ser realista en cuanto a la posibilidad de conseguir el objetivo.
  • Valoración de la situación ( que tengo, que me falta, distribución de las tareas).
  • Cómo saber si voy avanzando 
  • Ser consciente de nuestras posibilidades reales.
  • Conseguir el objetivo

  En esta última parte es donde la ayuda de un coach puede hacer que esté la gran diferencia. Recordar sólo que un coach no te dice que puedes o que no, pero si que te facilitará las herramientas necesarias para que organices todas tus ideas y conocimientos para que decidas en cada momento que camino debes seguir, ya que debe ser cada uno realista consigo mismo.

Ahora piensa en tu último éxito o fracaso( examen, audición, competición, abordar un tema…) y recuerda cuales fueron tus pensamientos anteriores.