Profesor + coach = El Arte de Enseñar

El profesor desmotivado.

A quien no le viene a la mente la imagen del profesor que parece siempre enfadado y que no disfruta compartiendo conocimientos con los estudiantes. Seguramente es que está viviendo un momento de falta de motivación y de no encontrarse bien a nivel afectivo-laboral. Con falta de perspectiva de evolución dentro del sistema educativo.

Pero, se podría hacer algo? Obviamente sí, tanto a nivel individual como a niveles de centros, organización de departamentos, asignaturas, ciclos…., antes  de llegar  a las administraciones, quienes deberían adecuarse a estos cambios evolutivos dados en primera fila donde existe el contacto con los estudiantes.

La evolución de la enseñanza.

Sencillamente tenemos que detenernos y observar a nuestro alrededor que hay: edificios, coches, autobuses, parques…, y si tu curiosidad te ha llevado hasta aquí, pregúntate: ¿ Esto siempre ha sido así o ha evolucionado?

Después de esta pregunta seguramente te responderás dentro de tu cabeza: Si ya…pero la (historia, matemáticas, literatura, la música…,etc) no ha cambiado es lo mismo!   Si te acabas de formular esta pregunta, seguramente deberías pensar que te estás  perdiendo algo y que tu emoción para impartir conocimientos ha decaído. Ánimo, ya has dado un paso hacia adelante!

La resistencia del alumnado.

También existe, pero es la menos importante, ya que seguramente están viviendo un momento de muchos cambios a una velocidad vertiginosa. En la mayoría de los casos puede ser cierto que falte atención, seguramente por el exceso de estímulos que tenemos en la actualidad y la parte del aprendizaje de conocimientos de cultura general se posponen o ignoran( teniendo la falsa idea de que “yo eso para que quiero saberlo”( probablemente tenga razón, pero hay que hacer entender de la ventaja de saber a no saber).

En la enseñanza musical

Ocurre prácticamente lo mismo, se dejan de fomentar valores básicos como el esfuerzo, auto-superación, definición de objetivos. Puede que estemos ofreciendo más soluciones que problemas tiene el alumnado, a lo que a su vez se convierte en un “para que voy a estudiar si no hay futuro”, y el futuro pasa por toda la formación e inquietudes sumado a nuestra voluntad de encontrar y compartir lo que nos hace diferentes.

¿ En qué fase te encuentras? 

“La revolución industrial y la preparación para los mismos trabajos ocurrió en el S. XIX “