Nos resistimos a aprender.

Nuestra falta de confianza.

A lo largo de mi experiencia como profesor de trompa y repertorio orquestal he tenido que ir cambiando el sistema de enseñanza para tratar de compartir mejor mis conocimientos con los alumnos. Cuanto me gustaría poder rebobinar para tratar de explicar o hacer llegar mejor las explicaciones, pero estoy seguro de que habrán aprendido incluso” por malas explicaciones”.

Sí he observado que nos gustaría llegar a ser grandes instrumentistas con poco esfuerzo, y ahí es donde viene el gran problema. No se llega a concebir que para desarrollar cualquier aptitud necesitamos las famosas 10.000 h de práctica.

Falta de credibilidad en el trabajo.

Está comprobado que los grandes proyectos se componen de pequeños proyectos , que a su vez se componen de metas más asequibles que parten de una idea nada complicada.

Cuando somos estudiantes nos preocupan sólo los grandes proyectos, haciendo caso omiso a las ideas que nos pueden aportar nuestros profesores. Sobre todo en lo concerniente al trabajo de las ideas sencillas para adquirir una destreza técnica o conceptual.

Esperamos a que alguien se cruce en nuestra vida y nos amargue un par de años haciéndonos creer que hemos perdido una vida aprendiendo a tocar mal. De pronto te cambian tu sistema, para ser uno más del montón, y después de invertir muchísimas horas de estudio y realizar muchas audiciones ( experiencia en audiciones), se obtiene un trabajo.

Mi consejo.

Práctica, práctica y práctica!!!!! realizar una serie de horas sin importarte la cantidad, ya que en esta práctica se va a encontrar el buen resultado. Buscando un profesor que te guíe en los buenos hábitos, y haciendo que puedas ser objetivamente crítico contigo mismo para poder avanzar.

Tocar cualquier instrumento es fácil, llegar a poder interpretar algo con personalidad también lo es, pero es necesario invertir tiempo y dedicación. Hoy en día se puede aprovechar los avances tecnológicos para poder adquirir esas pequeñas ideas que nos van a enriquecer musicalmente.

Os deseo un buen estudio.