Cómo sacar más, de un buen alumno.

El potencial escondido.

El potencial de un buen alumno debe ser descubierto por el profesor, quien debe estimular la necesidad de mejora del alumno. En este caso una buena aplicación de alguna herramienta de coaching al profesor y al alumno, nos darían como resultado algo muy diferente.

El estudio, como parte fundamental e imprescindible por parte del alumno debe ser lo prioritario. La pureza y el enfoque del estudio es lo que va realmente a marcar el estímulo y el avance del alumno.

La mayoría de las veces se aplican los mismos sistemas obsoletos de enseñanza, que con la mejor intención del mundo fueron aplicados con muchos de los profesores actuales.

La definición de objetivos.

¿ Cuales son los objetivos reales de un músico? es una pregunta básica que nos la podemos realizar a cada uno de nosotros mismos, tal vez nos sorprendamos de nuestra respuesta( y si es sincera, más todavía). En el proceso de preparación es donde puede ocurrir este desajuste, que impide que los alumnos avancen muchísimo más. Mi propuesta para que penséis sobre lo anterior, es observar  el entrenamiento de un equipo de fútbol de élite, basket, tenis…, cómo distribuyen el tiempo de entrenamiento y haciendo qué cosas respecto al objetivo.

Efectos secundarios.

De todo lo expuesto anteriormente pueden aparecer lo que yo defino como “efectos secundarios”, que son todos los problemas que pueden aparecer cuando un alumno tiene que enfrentarse a una audición rutinaria de preparación o una audición para conseguir un lugar de trabajo o una competición musical.

Aparecen dudas, los malinterpretados nervios o miedos, actuaciones flojas, errores…, todo derivado da la falta de preparación para afrontar un objetivo concreto.

Tampoco quiero obviar en la mayoría de los casos, la falta de preparación por parte de los alumnos. Es decir, el número de horas y como se apliquen éstas, si se trabaja realmente por solucionar lo que no funciona o sencillamente se pasa por encima sin llegar a interiorizar la obra a interpretar.

Podemos encontrar ( sin buscar mucho) al alumno que se esfuerza relativamente poco, y que espera la tabla de ejercicios que le van a resolver todas las carencias, que en muchos casos cambiando el sistema de trabajo podría mejorar todas estas carencias.

En definitiva, un buen alumno se hace en parte por la ayuda del profesor, y en casi  en su totalidad, por la manera como enfoque y  afronte sus objetivos.

¿ Has identificado tu siguiente objetivo? ¿Te vas a preparar para superarlo?