Como vencer el miedo al fracaso.

, Coaching

Miedo al fracaso

Es una imagen que nos hacemos en nuestra cabeza y está asimilada como creencia histórica adquirida para la proliferación de la especie. El miedo al fracaso, es uno de los principales retos que debe ser entrenado por una persona altamente cualificada.

Las emociones están diseñadas o mejor dicho, su funcionalidad en casi todos los casos, están diseñados o su funcionalidad es para que la especie humana pueda evolucionar y no desaparecer. Pero…¿ cómo es que nos aparecen en situaciones que no tienen nada que ver?. El miedo al fracaso es una de las variantes ( por decirlo de alguna manera), de las diferentes situaciones que pueden cuestionar “la supervivencia de la especie”, no de ahora sino miles de años antes.

Imaginemos la responsabilidad que podían tener nuestros antepasados( miles de años antes), a la hora de salir a cazar para poder alimentar al grupo. En el caso de salir de caza y no cazar nada, supuestamente se podría poner en peligro la subsistencia del grupo y en el caso de que los responsables no fueran capaces o no supieran para cazar y fueran infructuosas sus tareas, probablemente el grupo los apartaría y los dejaría solos, cambiando así de líderes o integrantes.

¿Miedo al fracaso real?

En la actualidad, si nos paramos un poco a pensar, nos damos cuenta de que esto en principio y desarrollando actividades “normales”, no va a ocurrir, aunque algo no salga todo lo bien que esperamos, nadie nos va a dar de lado. Pero ante situaciones de más estrés o donde mucha gente está pendiente de lo que hacemos esta sensación aparece.

Esta sensación de rechazo sólo la vivimos cada uno de nosotros cuando algo no ha funcionado como quisiéramos. Nos revolotea en la cabeza el pensamiento de que todo el mundo nos mira y piensa que lo hacemos muy mal, que no tenemos derecho a estar con el resto ya que les hemos fallado… y muchas cosas de este estilo.

Pero sólo está en nuestra cabeza.

El miedo al fracaso por regla general tal como he comentado anteriormente, sólo está dentro de nuestra cabeza. Es una sensación que se convierte en emoción que a la vez activa  el mecanismo de alerta ante lo desconocido, que llamamos miedo. Cuando el miedo se activa en nuestro organismo, éste también reacciona segregando hormonas, cambia la fluidez y composición de la sangre,  de la musculatura, la refrigeración corporal… En definitiva, ¡nos activamos!

Aprender a gestionar las emociones.

Cualquier persona que esté expuesta a situaciones de estrés laboral( deportivo, hobbies…) debe aprender a gestionar las emociones que pueden aparecer antes de un momento importante, para que de este modo aprenda a sacar mejor rendimiento de todo lo que ocurre en nuestro cuerpo. En pocas sesiones de iniciación al control y un acompañamiento para eventos puntuales( como los deportistas de élite) puedes dar lo mejor de tí.

¿ Todavía sigues pensando que los nervios son malos?