Ahhhh, ¡Sudor antes de tocar!

, Coaching

Sudor antes de tocar e incluso tocando.

¿A quién no le ha ocurrido que justo unos minutos antes de empezar a tocar empezamos a sentir que el sudor nos invade, en axilas, manos, cabeza…?

Puede ser que seas del grupo de personas que no suda a penas y esta sensación no la tengas, ¡mejor!

Vamos a centrarnos en tu grupo, el de músicos que justo antes de tocar o de hacer un examen empiezan a sentir como sus manos, axilas o cuerpo se humedece debido al sudor que aparece.

¿ Tiene importancia?

Tiene toda la importancia que le quieras dar, ya que este sudor se debe a una reacción química que va ocurriendo en el interior de nuestro cuerpo debido a la reacción hormonal que se da en momentos de estrés. ¡Se puede controlar!

Ante estas reacciones hormonales, se puede hacer más bien poco ( de manera natural), con medicamentos se pueden llegar a minimizar, pero si vas a dedicarte al mundo de la música, conferencias o alguna actividad relacionada con el “hacerlo bien ahora”, no es muy aconsejable ese control de las hormonas con medicamentos( a no ser que sea necesario por prescripción medica necesaria).

¿ Qué puedo hacer?

Es la pregunta del millón, pero se pueden hacer muchas cosas. La primera de ellas sería que en el caso de que la sudoración no te permitiera hacer una buena actuación, descartar si es un problema de hiperhidrosis que necesite de un tratamiento médico. Cuando esté descartado ( que seguro será en casi la totalidad de los casos), y la segunda está en hacer una autorreflexión y abordar el causante de este exceso de sudoración, que seguramente será un “algo” de ansiedad causada por la actuación que tenemos que hacer.

Si  este es tu caso, te recomiendo que te pongas en manos de un profesional que te ayude a entender que ocurre tanto a nivel físico como psicológico.

Seguramente el problema es más sencillo de resolver de lo que imaginas, pero desgraciadamente no hay una regla universal que funcione igual de bien para todo el mundo.

¡Tu solución inmediata!

” De momento si no has identificado alguno de los dos anteriores caminos, te recomiendo encarecidamente que te seques las manos y al escenario, ya lo pensarás al acabar la actuación”.